maeloCinema, blog by Red Stovall

en la oscuridad de una sala de cine nos encontraremos en otros lugares, otras historias, otros sueños...

sábado, abril 01, 2006

'Volver', de Pedro Almodóvar

Que vaya por delante que no me suele gustar el cine de Almodóvar. 'Mujeres al Borde un Ataque de Nervios' y 'Todo sobre mi Madre' me parecen dos de los más grandes bodrios jamás realizados. 'Atame' y 'Hable con Ella' me parecen buenas películas. No he visto 'Tacones Lejanos' y 'Carne Trémula'. Y el resto es mejor no nombrarlo. Y ahora, antes de que Mambotaxi coja su singular vehículo y la autopista dirección A Coruña para partirme la cara, y descuartizarme para dar de comer a los peces, voy con mi crítica de 'Volver'.

Con mucho miedo he ido yo al cine, pero con mucho miedo. De hecho tenía intención de esperar al dvd para verla, pero como me invitaron, pues tampoco voy a hacerle yo un feo a nadie ¿no?

La película narra la odisea de una mujer, o más bien de un grupo de mujeres, por sobrevivir en esta puta vida, al margen de los hombres, intentando comprenderse, aunque para ello haya que revisitar dramas del pasado, por los que hay que pedir perdón, y sobre todo, perdonar.

El film arranca con una escena realmente patética que me hacía preveer lo peor. Esa secuencia en un cementerio lleno de mujeres que limpian las tumbas de sus respectivos maridos, u otros familiares. Algo muy raro hay en esa escena que no me acaba de convencer, y que me distancia enormemente. No sé, tal vez el hecho de que está doblada y se nota muchísimo, o el ruido del viento ridiculamente artificial, no sé.

La siguiente media hora tampoco me dice nada. No es que sea para echarse las manos a la cabeza, pero ya estaba optando por echarme una siestecita. Hasta que ¡oh milagro! el film se levanta de forma inexplicable, y sin nunca alcanzar la genialidad, ni muchísimo menos, consigue mantenerme atento a la pantalla. ¿Me habré dormido de verdad, y estaré soñando?

Creo que uno de los mayores problemas de Almodóvar es lo poco definidos que deja sus guiones, quedando incompletos, o sencillamente explicando mal las cosas. Aquí sucede en parte algo de eso. Un detalle enormemente importante en la trama nos es descubierto a la buena de Dios, y porque sí. Me refiero a un supuesto trauma infantil de cierto personaje, información que es metida a calzador en la película, y de la que previamente no sabiamos nada, ni siquiera había sido sugerido. Cosa que no ocurre con otros aspectos de la historia. Es como si el director haya querido cuidar más ciertas cosas, porque le parecían más atractivas, y otras, sin saber que hacer con ellas, no ha sabido darles forma.

Uno de sus puntos fuertes es las interpretaciones de casi todo su reparto femenino. Penélope Cruz, que es mejor actriz cuando está en casa que cuanso se va fuera, está preciosa y sale muy, pero que muy guapa, en un claro homenaje a las mujeres del cine italiano, homenaje que queda recalcado en una secuencia en la que se ve en un televisor unas imágenes de una vieja película italiana protagonizada por una famosa actriz. Creo que este detalle no hacía falta incluirlo.

Cruz está muy entregada en su papel, y se le nota en escenas como en la que tiene que cantar, escena que demuestra que a Almodóvar le encanta repetirse cuando algo le ha gustado mucho, y aquí concretamente resulta bastante forzada. También está Lola Dueñas, que quizá ande un pelín perdida, pero que a mí me resultó simpática. Blanca Portillo en un papel totalmente alejado de su imagen televisiva, está sensacional. Pero quien se sale por todos los lados, proporcionando los mejores momentos de la película es Carmen Maura, en un personaje entre misterioso y entrañable.

Es el tratamiento de este último personaje lo que a mi juicio resulta más destacable en el film. Esa ambigüedad, y ese juego con toques fantásticos, maravillosamente mezclados con la realidad, alcanzan su punto culmen en la parte final de la película, que me parece perfectamente acabada. Sin embargo, podía haber estado muchísimo mejor. Correcta.

4 Comments:

At 6:54 p. m., Blogger Augie March said...

Almodóvar es lo poco definidos que deja sus guiones, quedando incompletos, o sencillamente explicando mal las cosas.

Se podría añadir que los guiones de Almodóvar suelen ser caprichosos o exhibicionistas, y cuando no lo son utilizan constantes de una sutilidad comparable a la camiseta de tirantes de Bruce Willis.

Un detalle enormemente importante en la trama nos es descubierto a la buena de Dios, y porque sí. Me refiero a un supuesto trauma infantil de cierto personaje, información que es metida a calzador en la película, y de la que previamente no sabiamos nada, ni siquiera había sido sugerido.

Aquí llegamos a la constroversia. Fíjate si lo encuentro justificado y anticipado que le fui chafando a mi acompañante todo lo que iba a pasar SIN TENER NI IDEA previaemte de qué iba la película.

De hecho, Red, con lo que te gusta el melodrama de los 50, no me digas que no tenías la mosca en la oreja en cualquiera de las varias ocasiones en las que distintos personajes hablan sobre la separación entre Pé y Maura. Puro psicoanálisis del que tanto les gustaba en los dramas, suspense y melodramas negros de los 50.

Como no me gusta autocitarme como un capullo te copio lo que escribí en otro comentario:

...
- Por un lado, la «aparición». No utiliza el que sería recurso cómico de resolverla con alguna situación absurda y ni siquiera sabemos cuándo las protagonistas lo resuelven. De una sutilidad impresionante.
- La anticipación y la fatalidad. La única «trampa» es que el personaje de Raimunda conoce los hechos pasados. Pero como ella tampoco se mueve por ellos, y como tiene bastante con lo suyo y desconoce mucho de lo presente, pues tampoco es trampa. ¡¡Inteligentísimo!!.
...

Te propongo un ejercicio. Alguna persona que no esperaba ir a ver la película me pidió que se la contara. No supe. Al acabar la película conocía perfectamente la historia, muy bien definida, pero me veía incapaz de reconstruir cómo me la habían contado. Creo que es una prueba del magnífico y laborioso trabajo de guión de Almodóvar.

No has visto "¿Qué hecho yo para mereces esto?". Junto a las dos que más te gustan es la que salvaría...

 
At 4:40 a. m., Blogger Red Stovall said...

Precisamente porque me gusta el melodrama de los 50, cuyo máximo exponente fue Douglas Sirk, al que Almodóvar ha citado más de una vez, no me esperaba nada de lo que cuentas. Pero un cosa es preveerlo porque sí, y otra muy distinta, que la película con sus claves te vaya descubriendo que podría pasar algo así, cosa que aquí no veo que suceda.

Pero que coño, si yo odio a Almodóvar, y he disfrutado la película, para mí ya es bastante. Me siento satisfecho.

 
At 8:43 a. m., Blogger Teresa said...

No lo puedo creer Red! :)

Esto hay que celebrarlo...

 
At 1:07 p. m., Blogger Red Stovall said...

Bueno Teresa, tampoco me ha parecido una maravilla, pero viviendo de quien viene, que yo diga eso ya es bastante ¿no? Asi que sí, habrá que celebrarlo ;)

 

Publicar un comentario

<< Home