maeloCinema, blog by Red Stovall

en la oscuridad de una sala de cine nos encontraremos en otros lugares, otras historias, otros sueños...

jueves, octubre 06, 2005

Sesión entre amigos (20). Kirk Douglas y su trompeta.

"EL TROMPETISTA"
Hace unos posts, con motivo de la colección en dvd sobre Doris Day, escribía que hablaría sobre esta película.

Una vez más, Rubén, Yojimbo y yo nos reunimos para disfrutar de buen cine clásico.

Dirigida en 1950 por el maestro Michael Curtiz narra el ascenso rápido hacia el éxito de un joven y prodigioso trompetista, llamado Rick Martin, de espíritu libre con un solo interés en su vida: la música que sale de su trompeta. Hasta que dos mujeres se cruzan en su camino.

El papel de dicho trompetista está interpretado por un excelente (como casi siempre) Kirk Douglas, y que no sé si aprendió a tocar la trompeta para hacer la película pero si no es así, resulta de lo más convincente en los números musicales del film. Sus compañeras femeninas son Doris Day, en uno de sus primeros papeles, y antes de convertirse en lo que todos sabemos, interpreta a una cantante con influencia y que confía desde el principio en el talento de Rick. La segunda en discordia es Lauren Bacall, impresionante en su papel de mujer vividora, que siente curiosidad por todo pero nunca está satisfecha, y que consigue aquello que quiere; de su boca salen las frases más ingeniosas e inteligentes del guión.

El film está lleno de números musicales, y todo aquel que disfrute del jazz (como yo) se lo pasará en grande, pues absolutamente ninguno tiene desperdicio. Y todos ellos servidos por un Michael Curtiz en estado de gracia y proporcionándole a la película su habitual sentido del ritmo.
Puede que la historia podría haber sido un poco más complicada, pues peca un poco de plana y lineal.

Edita Warner con su ya sabida calidad suprema, gracias a una completa restauración. Otros podrían aprender. Buena.

2 Comments:

At 6:15 p. m., Blogger Elias Thomson said...

maldita sea, cuanto echo de menos esas sesiones míticas de cine (aún recuerdo una noche casi entera con los hermanos marx, o aquel visionado mítico de No Matarás a tu vecino" en que repetimos una escena miles de veces.
La distancia no es el olvido... pero atormenta de forma parecida.
disfrutad vosotros que podeis...

 
At 6:26 a. m., Blogger Red Stovall said...

¡qué tiempos aquellos! y el visionado de la magnífica NO MATARÁS...AL VECINO no lo olvidaré jamás.
Saludos, viejo Elias

 

Publicar un comentario

<< Home