maeloCinema, blog by Red Stovall

en la oscuridad de una sala de cine nos encontraremos en otros lugares, otras historias, otros sueños...

sábado, septiembre 24, 2005

Marcelo Piñeyro, muy ortodoxo

"EL MÉTODO"
Piñeyro siempre me ha parecido un director muy interesante, aunque después de las estupendas TANGO FEROZ y CABALLOS SALVAJES bajara un poco el nivel; la última era el coñazo de KAMCHATKA. Con EL MÉTODO, que es su estreno en el cine español ( a ver si los de afuera hacen algo por nuestro Cine), se recupera, pero al mismo tiempo consigue resultados desiguales por culpa del tratamiento. Por un lado asume el riesgo de realizar una película cuya acción transcurre prácticamente entera en una oficina (el guión es de origen teatral). Pero por otra banda, cuando siempre fue un director que ha ido a por todas, aquí se muestra muy comedido no llegando a mojarse del todo en sus propuestas.
El film narra cómo un grupo de personas, cinco hombres y dos mujeres, son reunidos en una oficina para someterles a un test y evaluarlos, con el fin de ocupar un importante puesto en una empresa; poco a poco irán surgiendo rencillas, desvelándose secretos, y todo tipo de situaciones que se pueden dar cuando un grupo de seres humanos pasan mucho tiempo metidos en un lugar, y bajo presión.
El reparto es de primera, Eduardo Noriega, Najwa Nimri, Eduard Fernández, Pablo Echarri, Ernesto Alterio, Natalia Verbeke, Adriana Ozores y Carmelo Gómez. Piñeyro, que siempre se le ha notado que es un excelente director de actores, logra quitar de casi todos unas interpretaciones muy buenas, sobre todo de Eduard Fernández, que se sale por todos los lados de lo bien que está. El único que desentona es Ernesto Alterio, que no logra apartarse de su imagen de actor ponecaretas de comedia; sus intervenciones producen risa, hasta el punto de hacer pensar si no lo pondrían ahí adrede como contrapunto cómico, aunque su personaje no lo sea.
El guión, en el que colabora Mateo Gil, está bien elaborado y distribuye perfectamente todas las sorpresas de la trama, pero podría haber sido más incisivo y duro, pues la historia se presta, y además, pretende serlo. Piñeyro ha preferido mantener las distancias limitándose a ser un eficaz narrador, que no es poco, pero podría haber tenido más mala leche, y asi se ha quedado a medias, ha tenido un método muy ortodoxo de contar el film, dejando en el espectador una sensación final de... "bueno ¿y qué?". Correcta.

2 Comments:

At 6:27 p. m., Anonymous VSancha said...

Me recuerda mucho a 12 hombres sin piedad, por eso de que transcurra en la misma sala.

Parece interesante y con un gran elenco de actores, habra que verla.

 
At 6:28 p. m., Blogger Red Stovall said...

Bueno, 12 hombres sin piedad es mucho mejor película, incluso más agobiante, y el tema es distinto, claro.

 

Publicar un comentario

<< Home