maeloCinema, blog by Red Stovall

en la oscuridad de una sala de cine nos encontraremos en otros lugares, otras historias, otros sueños...

jueves, mayo 18, 2006

'My Sassy Girl', de Kwak Jae-Young


Desde luego, y de momento, tengo que decir que me estoy llevando auténticas sorpresas con el duelo-reto que estoy teniendo con mi estimado colega Chico Viejo. O ha sabido escoger las películas con mucho tino, o no sé, tal vez me han pillado en un buen momento. El caso es que las que llevo vistas me han proporcionado buenos momentos de buen cine. Espero quue siga la racha.

'My Sassy Girl' es una comedia romántica realizada en el 2001 y que, según parece, ha revolucionado totalmente el género. Tanto es así, que los americanos ya se hayan en la elaboración de un dichoso remake. La película, basada en una serie de hechos reales, narra una peculiar historia de amor entre dos jóvenes que se conocen por casualidad y en apariencia, son enormemente distintos el uno del otro. Ella es una joven deprimida cuya relación con su novio ha terminado. Él un muchacho sencillo y tímido, que se siente maravillado por ella. Sin embargo, esa admiración le va a costar cara, ya que tendrá que pasar por situaciones realmente extrañas.

Nos encontramos ante una típica historia de amor adolescente, la cual no destacaría en absoluto si no fuera por algunos elementos que la diferencia de las demás. La forma de conocerse es cuando menos, simpática y original. El choque de sus personalidades hace que la cosa evolucione siempre hacia algún sitio, para sorpresa de todos. Un choque que hace sino acercarse cada vez más el uno al otro. En ese aspecto la película ofrece sus mejores bazas, ya que narra una historia de dos personas que en principio no parecen ni necesitarse, y de hecho no se necesitan ni para acostarse, y sin embargo, esos encuentros tan extravagantes van consolidando una de esas relaciones y una de esas historias de amor inmortales.

Sin embargo, la película va mucho más allá. Juega con el espectador, haciéndolo patícipe hasta cierto punto de lo que presencia. No como un elemento más, sino como juez, por así decirlo. Mientras que por el chico sentimos las más profunda de las simpatías y también de las penas, a la chica tenemos ganas da matarla, no nos cae simpática. Cuando menos lo esperamos, nuestros juicios de valor cambian de los personajes a la historia. Es decir, evolucionamos con la película.

A ello contribuyen las espléndidas interpretaciones de sus dos protagonistas principales. Chae Tae-Hyun está muy simpático en una papel realmente divertido. Sus expresiones son sencillamente antológicas, las cuales nos proporcionan algunos de los momentos más divertidos del film. Jun Ji-Hyun carga con el personaje más complejo debido a su pasado, y la influencia que éste tiene en su personalidad. Pero logra muy hábilmente que pasemos de odiarla a amarla. Al fin y al cabo, de eso se trata siempre.

La dirección de Kwak Jae-Young es enormemente sensible, sin salirse de lo comercial, pero haciéndolo con mucha inteligencia. Quizá le ha salido una película demasiado larga. Si no me equivoco yo he visto la versión extendida, y es probable que le sobre algo de metraje. Hay algunos pasajes que son repetitivos, e incluso hay alguna incongruencia en algún momento clave, lo que proporciona además una bajada de ritmo. Aún así, el director sabe cómo manejar todos sus elementos y nos proporciona una de esas películas que van ganando según avanza y lo que es mejor, se quedan en nuestra memoria grabadas para siempre. Al fin y al cabo, nos habla del amor, elemento necesario para vivir y disfrutar de la vida.

Ni que decir tiene que el film está lleno de momento inolvidables en todos los aspectos. Tenemos los cómicos, como lo qué sucede en un vagón del metro con una línea pintada en el suelo. Los dramáticos, como todo lo relacionado con un árbol. Los románticos, como uno en el que toman importancia una flor y un piano, en el que por cierto se interpreta una maravillosa versión del Canon de Pachelbel del siempre magnífico George Winston. Tenemos muchos más. Y sobe todo, ese plano final congelado, una lección de cómo saber elegir un momento pasado para cerrar con él la película, mientras la nostalgia nos invade y no nos deja. Magnífica.

5 Comments:

At 8:00 p. m., Anonymous thinman said...

Estoy totalmente de acuerdo contigo es una película magnífica. Lo tiene todo comedia, drama, emoción. Y eso que a mí no suelen gustarme las películas de adolescentes. Creo que el mejor cine que se está haciendo actualmente es el asiático y para mi gusto particular el coreano.
¿Qué opináis?

 
At 1:41 a. m., Blogger Dcine said...

Yo no he podido ver la película,de hecho ni la conocía (me tengo que poner las pilas que últimamente estoy un poco...) pero estoy de acuerdo en que el mejor cine que se hace en la actualidad nos viene de Asia. Películas como OldBoy, "Memories of Murder", "Yi-Yi", etc. son ejemplos de la calidad del cine que nos viene de oriente.
En cuanto pueda conseguirla la veo. Ya la tengo apuntada en mis deberes.

Un saludo,

Barry Collins

 
At 11:17 a. m., Blogger Noa said...

Pues yo tampoco la conocía, y este fin de semana prometí ver una peli asiática. ¿Me recomendais alguna otra antes que esta?.

Un besito Red.

 
At 1:12 p. m., Blogger Red Stovall said...

Mírate esta Noa. No te arrepentirás.

Besos.

 
At 7:41 a. m., Blogger CoVaDoNgA said...

haz visto in the mood of love? te la recomiendo, esa y su secuela que si no me equivoco es 2034.

 

Publicar un comentario

<< Home